Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
6.4.2015.

Historia y ocupación laboral


Por: Juan Pontejos

Naturalmente lo ideal es que todos podamos trabajar allí donde más nos apetezca. Pero eso no se puede exigir, hoy y aquí, porque la contrapartida de libertad, donde existe, es que también los empleadores puedan elegir a sus trabajadores, al menos a los más competentes.

0 comentarios


Naturalmente lo ideal es que todos podamos trabajar allí donde más nos apetezca. Pero eso no se puede exigir, hoy y aquí, porque la contrapartida de libertad, donde existe, es que también los empleadores puedan elegir a sus trabajadores, al menos a los más competentes. Además de que para poder ofrecer algún puesto de trabajo primero hay que disponer de él. Funcionarios en España ya tenemos demasiados, más bien se debería reducir su número. Y de empresas privadas, en general,  y esplendorosas, que pudieran ofrecer trabajo, andamos bastante escasos.

¿Cual sería la solución ideal? ¡Naturalmente, crear esas empresas! ¿Por quién? Todos los españoles tenemos obligaciones idénticas, si bien sería razonable aplicarnos algún factor corrector dependiendo de la situación global de cada uno: que cada cual se dedique, como indican las más mínimas expresiones de racionalidad, a las tareas para las que esté más preparado.

Hay abundantes ejemplos de hombres esforzados, y tal vez con suerte, que sacaron casi de la nada verdaderos emporios universales, que están proporcionando muchos miles de puestos de trabajo. Pongamos tres ejemplos, como excepciones que confirman la regla: Zara, Viajes Halcón y OHL. (Amancio Ortega, Hidalgo y Villar Mir). Pero para poder crear un numero importante de puestos de trabajo, a nivel nacional e internacional, se necesitan unas condiciones sociales, políticas y económicas adecuadas, durante muy largos períodos de tiempo. ¡No todos aunque lo intentáramos con nuestros mejores deseos seríamos capaces de realizar tamaños milagros económicos e industriales!

Las condiciones básicas para poderlo realizar a nivel nacional de manera más normal es algo de lo que la España contemporánea no ha conocido todavía. Solamente los grandes genios de la economía, utilizando espacios internacionales, que hayan gozado de una adecuada historia, pueden llegar a conseguir. ¡Y nuestra historia contemporánea no da para tanto! Nuestras "bases", ganadas a pulso por nuestros antepasados son, según Comellas (Historia de España, tomo V, pags. 210-211): "El siglo XIX, y buena parte del XX, fueron en alto grado inestables ... Ciento treinta gobiernos, nueve constituciones, tres destronamientos, cinco guerras civiles, decenas de regímenes provisionales, y un numero incalculable de revoluciones, que provisionalmente podemos fijar en dos mil ... Nos referimos a intentos organizados, armados y conscientes, para derribar al gobierno. Dos mil revoluciones en un siglo equivalen a una cada diecisiete días". Así las "cosas de la Patria" no pudieron crear el solar adecuado para que creciese una industrialización comparable a la inglesa o a la alemana.

En el siglo XX no nos ha ido mucho mejor. Lo tenemos más cerca. Hemos sido testigos o nos lo han contado nuestros padres y abuelos. ¡Claro que, siguiendo a Campoamor (en este mundo traidor nada es verdad ni mentira TODO ES SEGÚN EL COLOR DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA)! Y los colores con los que se están contemplando, tanto la II República como la Guerra Civil 1936-39, pasa, según cada persona del rojo al negro con tanta seguridad que nos es preciso tener los conocimientos muy claros para sacar conclusiones propias, ¡Claro que a través de nuestro propio cristal!
 
Como hechos descollantes recordaremos: la Semana Trágica de Barcelona en julio de 1909, con las mayores atrocidades que puedan cometerse. El gran político que fue Antonio Maura, a la sazón presidente de Gobierno, hubo de poner en orden la situación. Pero este ejercicio de responsabilidad honradamente ineludible, le costó su carrera política. Entonces, como ahora, todas las izquierdas se alineaban contra la derecha. Y ¡como ahora! apoyaban con todas sus fuerzas cualquier agresión contra la integridad de España o de su tradición.  Fueron a decirle al tontorrón y débil Alfonso XIII: "Todos nosotros o Maura". Y Alfonso XIII prescindió, ya para siempre, del único político que podría haberle salvado su Corona. Ello enlaza con una época de caos y anarquismo. En 1917 se organizan al mismo tiempo una "Asamblea de parlamentarios" dirigida por Cambó, que trataba de cambiar el sistema político. Unas "Juntas militares" que pretendían cambiar el sistema de ascensos, favorable por entonces a los "africanistas". Coincidiendo con una "Huelga general revolucionaria", lanzada por Largo Caballero "que no terminaría hasta que el Gobierno se hubiese rendido sin condiciones". Naturalmente continuaron los desórdenes y la actividad de los anarquistas.

Eduardo Dato, que subió al poder en 1920, trató de solucionar los problemas políticos con un legislación laboral que intentaba mejorar la situación de los trabajadores con la fundación del Instituto Nacional de Previsión y los seguros sociales y construyó viviendas para obreros, pero se multiplicaron las huelgas y las agresiones. No bastante con eso el propio Dato fue asesinado por tres anarquistas en la plaza de la Independencia de Madrid. Hay que recordar que ya habían sido asesinados otros presidentes como Prim, Cánovas y Canalejas. Los asesinos huyeron al extranjero, fueron extraditados y un débil gobierno: LOS INDULTÓ.

Luego la Guerra de Marruecos, comenzada en 1919, llegaba a un punto crítico en 1921 con el desastre de Annual, que produce más de 9.000 bajas entre las tropas españolas.  Una comisión en las cortes, para esclarecerlo, instruyó el famoso "Expediente Picasso". Se demostró una total corrupción, que alcanzaba hasta las Instituciones más altas, por lo que se cerró sin maá consecuencias.
 
En septiembre de 1923 el general Primo de Rivera proclama la Dictadura. Con ella desaparecieron la anarquía y el caos casi instantáneamente. Quedaba como más apremiante la guerra de Marruecos. Decidió hacer un desembarco en la Bahía de Alhucemas, centro de la rebelión. En pocas semanas quedaba resuelto el problema, con el jefe de los rebeldes Abd-el-Krim huido hacia la zona francesa. Le sucedió un período de gran tranquilidad política y prosperidad económica, hasta enero de 1930 en que Alfonso XIII le retira su confianza, muere Primo de Rivera en París y la situación política española, dramática e insostenible, regresa a los mismos caracteres de 1923.

En diciembre de 1930: sublevación de Jaca, que fracasa. Se convocaron elecciones municipales para el 12 de abril de 1931. Los monárquicos consiguieron 22.150 puestos de concejales frente a los 5.875 republicanos. Pero Alcalá Zamora exigió la inmediata salida del Rey que salió de España, sin abdicar pero suspendiendo el ejercicio de los poderes reales. Se proclamó la República el 14 de abril de 1931.

Los días 11, 12 y 13 de mayo siguientes se produjeron 107 quemas de iglesias y conventos, con la benevolencia del Gobierno central. En octubre de 1934 Asturias (y Cataluña) se sublevan. Sigue un camino revolucionario hasta que, según Gil Robles: "Media España no estaba dispuesta a morir" y llegó el 18 de julio de 1936 ... Se declaró la Guerra Civil más destructiva de nuestra historia...

Por considerar suficientemente sabido por todos renunció a seguir recordando los muchos hechos que nos han lastrado desde esa última fecha...

La "riqueza de las naciones es, según definición de Adam Smith, un flujo constante de bienes", no un acúmulo inerte de dinero. Nadie que posea un mínimo de sentido común, puede pensar, de verdad, que utilizando simplemente el dinero de los millonarios, se pueden crear tantos puestos de trabajo como españoles están hoy en paro. Eso puede realizase solamente mediante la implementación de empresas privadas rentables... Y para eso es imprescindible la utilización, naturalmente, de dinero pero, sobre todo de saber a que va a dedicarse, poseer tecnología para ello, disponer de mano de obra adecuada (no todas las manos valen o están preparadas para todos los trabajos) y mercados que absorban, y paguen, las producciones...
 
Los gobiernos presentes y futuros solamente pueden estimular y ayudar a la iniciativa privada para mejorar la economía y el empleo, que van siempre de la mano...  La suplantación de la actividad privada por la pública llevaría solamente a lo que ya hemos conocido en los "paraísos" comunistas: esclavitud y miseria para todos, excepto para los "Jerarcas", que viven con unas comodidades y derroches que no se pueden permitir los capitalistas ... Ejemplos vimos a montones en todas las "repúblicas populares".


FOTOS -