Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
27.10.2015.

La gran obra de Gaudí


Por: Carlota Sedeño

“Cuando llegué a Barcelona, nada me hacía presagiar que ese iba a ser mi destino final. Trabajar en el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia y descubrir a Gaudí fue una sola cosa. Y, tras veintinueve años en las obras del Templo, he aprendido a valorar a Gaudí no solo como arquitecto sino, también, como hombre y como cristiano.”

0 comentarios


“Cuando llegué a Barcelona, nada me hacía presagiar que ese iba a ser mi destino final. Trabajar en el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia y descubrir a Gaudí fue una sola cosa. Y, tras veintinueve años en las obras del Templo, he aprendido a valorar a Gaudí no solo como arquitecto sino, también, como hombre y como cristiano.”  Estas declaraciones las hizo Etsuro Sotoo a José Manuel Almuzara y se recogen en el libro “De la piedra al Maestro”, publicado hará unos cinco años. Este escultor japonés había previsto trabajar en Alemania. Inició el viaje desde Japón, permaneciendo una semana en París y, desde allí, viajó a Barcelona para contemplar la obra de Gaudí. Al contemplar la Sagrada Familia, “supo” que quería trabajar en este lugar. Realizó diversas gestiones, pasó un examen práctico y quedó admitido.

Aprendió a través de Gaudí a trabajar poniendo amor. Dice Etsuro Sotoo: “Cada día, trabajar la piedra con sacrificio y amor me llenaba (la piedra le ocasionaba heridas en las manos y llegaba a sangrar) y cada vez estaba más convencido de que, si seguía ese camino de la piedra, me llevaría a algún sitio.” Cuenta cómo comenzó a sentir la necesidad de conocer el simbolismo católico que Gaudí le transmitía ya que sus ideas arquitectónicas nacieron de la fe católica. Etsuro Sotoo se planteaba muchas preguntas y le costaba encontrar una respuesta para todas ellas. A través de un arquitecto, buen conocedor de la obra de Gaudí, fue descubriendo y disfrutando de sus hallazgos. Al cabo de unos años, se planteó su conversión y su posible bautismo. El detonante final se produjo en un viaje a Madrid para asistir a una convocatoria de la embajada japonesa. Al regresar a Barcelona, observó en el avión a una mujer con una criatura en brazos y se sintió conmovido al ver el amor con que atendía al niño. Pensó en su propia hija Yuki por la que sentía mucho cariño. Estas son sus palabras: “Pensé: si este es el amor humano ¿cómo puede ser el amor divino?” Fue el empujón que necesitaba para ser bautizado, quiso participar del amor de Dios a sus hijos, sintió fuertemente lo que podía ser la filiación divina.

El bautizo de Etsuro Sotoo fue en la cripta del templo de la Sagrada Familia, junto a la tumba de Gaudí. La noticia se difundió rápidamente por Barcelona, España y el mundo. Quedó sorprendido de que una decisión entre Dios y él pudiera tener tal repercusión y suscitara tanto interés. Dice: “Me sentí muy agradecido porque, aun siendo extranjero, me habían permitido trabajar en el Templo tantos años y en obras tan importantes.” Cuenta cómo el obispo, Mons. Carrera, le preguntó en público: “¿Para qué estás aquí’” Él respondió: “Busco la fe”. Y continúa diciendo: “Cuando el obispo puso su mano sobre mi hombro y recibí el agua sobre mi cabeza tuve la sensación de encontrarme sobre algo sólido, seguro, como estar encima de la roca firme. Estaba allí sabiendo estar y responder con responsabilidad frente a un hecho tan novedoso para mi vida. Al recibir la Eucaristía sentí que estaba en mi casa, recibí a Jesús y sentí que era uno más, en comunión con todos.”

Manifiesta Etsuro Sotoo que construyendo el templo de la Sagrada Familia todos aprenden ya que es una escuela de trabajo, de convivencia y de entrega. El templo es un modelo de vida basado en la vida de José, María y Jesús. Y como el núcleo más pequeño del mundo es la familia, ésta es nuestra base. Dice él: “Si cada una de las familia del mundo es feliz y está unida, la familia está en paz y el mundo también lo está; esa paz tan anhelada, de la que tanto se habla y que solo se encuentra en nosotros mismos.”

Si vamos hacia atrás en el tiempo y nos fijamos en el genial Antonio Gaudí, se puede comprobar que él utiliza la imagen como forma depurada y potente de su intuición estética. Encontramos además, un simbolismo que expresa aquella relación íntima  y vivencial con Dios. Gaudí pretende cantar la gloria de Dios a través de la imagen. Al parecer, sucedió un hecho importante en la relación de Gaudí con Dios y es que practicó un austero ayuno y una exigente ascesis personal como preparación para acometer el inicio de la fachada del Nacimiento. Son interesantes estas palabras suyas: “Yo soy por temperamento un hombre luchador, he batallado incesantemente y he tenido éxito en todo menos en una cosa; dominar mi mal genio.” Y él tiene muy claro que necesita exigirse a sí mismo y realizar una serie de prácticas espirituales para mejorar.

Y ¿qué decir de estas palabras de Gaudí?: “Belleza es el resplandor de la Verdad; sin la Verdad no hay arte. Para encontrar la Verdad se tienen que conocer bien los seres de la Creación.”  En otra ocasión dice: “Toda obra de arte ha de ser seductora (en esto reside la universalidad ya que atrae a todos, entendidos y profanos). Cuando, por una rebuscada originalidad, se pierde la cualidad de la seducción, no se produce obra de arte.”  Antonio Gaudí manifiesta en el templo de la Sagrada Familia su profunda vida de relación con Dios y quiere mostrar de forma plástica el contenido de la fe cristiana a todas aquellas personas que quieran contemplarlo.

 

 


FOTOS -