Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
10.1.2016.

Tiempo de... reír


Por: Pepita Taboada Jaén

Creo que es mejor centrarse en el tiempo de reír, ante las decisiones o resoluciones tan ¿inesperadas? que han ido adoptando algunos Ayuntamientos españoles. Alegando para ello la vieja pretensión de que la mujer tiene que alcanzar la igualdad con el hombre, llegan a unas manifestaciones tan radicales que acaban por caer en situaciones grotescas que causan hilaridad a la vez que vergüenza ajena.

0 comentarios


Parece oportuno aplicar -en la situación a la que me voy a referir- aquello que se dice en la Biblia referente a que todas las cosas tienen su tiempo: hay tiempo de nacer y tiempo de morir, tiempo de ganar y tiempo de perder, tiempo de plantar y tiempo de cosechar, tiempo de llorar y tiempo de reír…

Creo que es mejor centrarse en el tiempo de reír, ante las decisiones o resoluciones tan ¿inesperadas? que han ido adoptando algunos Ayuntamientos españoles. Alegando para ello la vieja pretensión de que la mujer tiene que alcanzar la igualdad con el hombre, llegan a unas manifestaciones tan radicales que acaban por caer en situaciones grotescas que causan hilaridad a la vez que vergüenza ajena, pues no es fácil  entender cómo puede pretenderse cambiar la realidad de un suceso histórico de tal forma que lo único que consigue, en vez de dignificar a la mujer, es ridiculizarla aún más.

Pienso que la mayoría de las  mujeres no deseamos una equiparación absoluta con los hombres, en principio porque anatómicamente somos distintos  y gozamos, entre otros privilegios, de una función insustituible que el varón no puede realizar: son las mujeres las únicas que pueden traer al mundo criaturas nuevas. ¿No merece esta realidad un “chapó” especial? Y las defensoras de la igualdad, encima, lo consideran un obstáculo. Otra clase de  reivindicaciones ya se van consiguiendo, pero no a base de hacer el ridículo,  sino  con preparación intelectual como bien se está observando en el mundo  de la política,  la ciencia, las finanzas, las artes… Con gritos y excentricidades, repito, retrocederemos.

Por eso, las “defensoras de la igualdad”,  al organizar este año la tradicional Cabalgata de Reyes,  pretendieron conseguir un avance en  sus reivindicaciones y decidieron que este año debían ser mujeres las que representaran a los Reyes Magos. Considerarían, tal vez,  un suceso “machista” lo ocurrido en el siglo I de nuestra Era. Y dice la historia (el Evangelio es un libro histórico) que “unos Magos de Oriente”-Melchor, Gaspar y Baltasar- “fueron a adorar a Jesús, el llamado “rey de los judíos” que había nacido, y le presentaron sus dones: oro, incienso y mirra”.

Y este año serán Magas de Oriente: Melchora, Gaspara y Baltasara ¡Que ya era hora que la historia se reformara!... Y la preparación intelectual volvió a fallar por no hablar de otras realidades que también quisieran desmontar.

Y, ¡claro está! Ya puestas a intentar cambiar el pasado, se da pié  a pensar que también las mujeres tuvieran sus personales opciones respecto a los demás personajes de la época. Por ejemplo, que Herodes el Grande podría haber sido Herodías la Grandona. Quizá los padres de los Niños Inocentes se lo hubieran agradecido.

En los actuales foros políticos ¿no habrá intelectuales de talla que respeten y quieran  a las mujeres, sus compañeras, sus superioras? Si no temen revanchas podrían advertirlas, ayudarlas, aconsejarlas. Eso, para toda persona normal, se agradece mucho.


FOTOS -