Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
6.2.2016.

Notas sobre las II República española


Por: Juan Pontejos

No pretendo hacer una "Historia" sobre la Segunda República, que sería imposible de abarcar en solo un artículo, sino resaltar, en unas simples "notas", las situaciones especiales que caracterizaron la naturaleza misma de aquel período de "nuestra historia".

0 comentarios


No pretendo hacer una "Historia" sobre la Segunda República, que sería imposible de abarcar en solo un artículo,  sino resaltar, en unas simples "notas", las situaciones  especiales que caracterizaron la naturaleza misma de aquel período de "nuestra historia".

En el verano de 1930 se produce el Pacto de San Sebastián. En él  intervienen: Alcalá Zamora, Miguel Maura Gamazo, Lerroux, Azaña, Albornoz, Ángel Galarza y Casares Quiroga, representando a sus grupos republicanos; Indalecio Prieto y Fernando de los Ríos, por los socialistas. Se adhirió por carta el Dr. Marañón. Todos ellos constituyeron la "Conjunción Republicano-Socialista", que comenzaría a preparar la instauración republicana.

El Gobierno monárquico de Berenguer, que había sucedido a la Dictadura de Primo de Rivera, pretende convocar elecciones municipales, provinciales y generales. Se celebraron solamente las municipales. Aunque nunca se publicaron oficialmente los resultados, parece ser que la mayoría total de los monárquicos fue aplastante: Tuñón de Lara, nada sospechoso, apunta que 22.150 concejales fueron monárquicos y 5.775 republicanos. Pero  en las grandes capitales del País, ganaron los candidatos republicanos. Azaña calificó mas tarde a los pueblos de "burgos podridos".
 
El hecho de valorar cinco veces mas los votos de algunas ciudades que los procedentes del conjunto de toda España, no es un hecho democrático. Los republicanos, por tanto, se alejan totalmente de la democracia al intentar imponer la II República contra los deseos expresados en las urnas por un 80% de la totalidad de los españoles. significa ir totalmente en contra de cualquier principio democrático.  No pudo ser democracia el llevar a cabo una gran campaña de agitación, en favor de la instauración de la II República, después de tales resultados de unas elecciones, que además, fueron solamente municipales.  Alfonso XIII, que padecía una depresión desde la muerte de su madre, fue sometido a enormes presiones para que abandonase el trono. Una tremenda manifestación "republicana" vociferante, ocupó los alrededores del Palacio Real. Azaña conminó al Rey para que abandonase España antes de puesta del sol o no respondería de la seguridad de mantenerlo con vida. Alfonso XIII, para evitar una guerra civil, cedió y abandonó su Corona y España, aunque no abdicó.

La II República se proclamó  el 14 de abril de 1931. Antes de un mes de haber sido proclamada, el 11 de mayo, un grupo de agitadores republicanos trató de tomar al asalto al diario ABC de Madrid.  Defendido por las fuerzas del orden  "corrió la primera sangre de la República". Después siguieron los incendios de 12 templos de Madrid, empezando por la casa profesa de los jesuitas, sin ninguna intervención oficial.  Los días 12 y 13 del mismo mes, los exaltados "republicanos" quemaron 107 iglesias y conventos por toda España. Las fuerzas de seguridad no intervinieron por órdenes expresas del Gobierno, que componían 6 ministros masones y dos católicos. "Todos los conventos de España no valen la uña de un solo republicano",  declaró Azaña (ministro de la guerra). Los incendios de Málaga fueron presididos por el Gobernador militar, Gómez García Caminero, en persona.  
 
Se admite generalmente que para la existencia de una DEMOCRACIA son condiciones suficientes, pero imprescindibles, dos condiciones: 1ª voluntad general de convivencia y tolerancia. 2ª elecciones  auténticamente libres y sin tramas. Se deduce de lo escrito que en la II República no se cumplieron ninguna de las dos condiciones, luego no existió una DEMOCRACIA.

Miguel Maura, derechista y católico, Ministro de la Gobernación, fue mas enérgico con el obispo de Vitoria, D. Mateo Mújica, a quien "puso en la frontera", el 18 de mayo, por monárquico.   Al cardenal-arzobispo primado, D. Pedro Segura, no lo expulsa de España ¡hasta un mes más tarde! .

En junio se celebraron elecciones para Cortes constituyentes. La Conjunción Republicano-socialista obtuvo la mayoría absoluta. Estas Cortes hicieron una Constitución sectaria tratando de eliminar la influencia de la Iglesia Católica. Azaña: "España ha dejado de ser católica".  Según el artículo 26 quedaba extinguido en el plazo de dos años el Presupuesto del clero, se disolvía la Compañía de Jesús y se prohibía a las demás órdenes religiosas el ejercicio del comercio, la industria y la enseñanza. La Ley de defensa de la República suspendía las garantías constitucionales y se hizo una "Ley mordaza" contra la prensa libre. A D. Alfonso XIII se le declara culpable de alta traición sin explicar las causas.

Otros desordenes graves: En diciembre de 1931 se produce una matanza de guardias civiles en Castilblanco. Hay una rebelión en Arnedo con dura represión de la Guardia Civil. Ambas algaradas corrieron a cargo de organizaciones socialistas. El 19 de enero de 1932 la FAI  desencadenó una rebelión en Cataluña que fue dominada por el general Batet. El 8 de enero de 1933 la FAI organiza una revuelta en Barcelona que produjo 37 muertos y mas de 300 heridos. Tres días después en Casas Viejas los anarquistas quieren apresar a un grupo de guardias civiles que tienen que ser liberados por Guardias de Asalto. Los anarquistas se refugian en la choza de su jefe "Seisdedos"  y llevan con ellos a un rehén de la guardia civil que había ido a parlamentar. Todos mueren abrasados vivos dentro de la choza. Cuando los Guardias ven el cadáver calcinado de su compañero montan en cólera y disparan a quemarropa contra 11 anarquistas del pueblo que habían detenido previamente.

El 19 de noviembre de 1933, se realiza la primera vuelta y el 3 de diciembre la segunda de elecciones generales al parlamento nacional, y las derechas las ganaron abrumadoramente. La CEDA de Gil Robles fue el partido mas votado, segundo fue el Partido  Radical de Lerroux. Con ellas se inició el "Bienio Negro". La derecha de Alcalá Zamora y las izquierdas pusieron "el grito en el cielo" porque pudiera haber algún ministro de la CEDA, que era el grupo mayor del Parlamento. Gil Robles cedió y subió al Poder un gobierno presidido por Lerroux, sin ministros  de la CEDA.

El 11 de septiembre de 1934 descubre la guardia civil un importante alijo de armas a bordo del navío Turquesa en el puerto de Pravia. Lo  estaban descargando a camiones de la Diputación de Asturias, gobernada por el PSOE. Indalecio Prieto supervisaba la operación y huyó campo a través sin parar hasta París, donde permaneció refugiado hasta la amnistía de 1936.
 
Durante este mes Gil Robles ha exigido que tres ministros del Gobierno de España, que presidirá Lerroux, pertenezcan a su partido. Este hecho provocó el que el PSOE lanzara una huelga general revolucionaria que el día 6 de octubre alcanzaba a toda España. Hay estallidos sangrientos por todas las regiones: en Zaragoza hubo una docena de muertos. Aunque los puntos  más afectados fueran Barcelona y Asturias.
 
El día 6 de octubre  estalla una rebelión en Barcelona  y  Companys declara "el Estat Catalá dentro de la República Federal Española". El general Batet cerca y cañonea el edificio de la Generalitat, que se rinde a las seis y cuarto del 7 de octubre. Dencás, principal promotor de la rebelión huye por las alcantarillas de Barcelona. El Gobierno de la Generalitat pasa a la cárcel.

En Asturias la rebelión dura casi dos semanas. 30.000 mineros organizados por la UGT, con buen armamento, procedente en una parte importante de la fabricas de armas situadas en el Principado. Se produjeron unos 1.200 muertos y numerosas destrucciones como la Cámara Santa de la catedral de Oviedo, volada por los rebeldes. Las cajas fuertes del Banco de España también fueron asaltadas.  El dinero hallado en ellas se lo apropió  el dirigente González Peña.

Alcalá Zamora, Presidente de la República, que no podía ver ni en pintura a Gil Robles, disuelve las Cortes el 7 de enero de 1936. Destituye al gobierno legal, compuesto por la mayoría absoluta de la Cámara, con Lerroux de presidente y Gil Robles de Ministro de Guerra. Portela Valladares, que no tenía prácticamente ninguna representación en las Cortes, fue nombrado nuevo presidente del gobierno. Se fijan nuevas elecciones en su primera vuelta para el 16 de febrero. Se había formado el llamado Frente Popular en el que se incluyeron todas las izquierdas.

Alcalá Zamora  pensaba ganar gracias a las "habilidades"  de Portela. Sin embargo el PSOE supera al amigo del Presidente.  Baste recordar el caso de Cuenca: la escolta de Prieto se pasó los días anteriores deteniendo a "derechistas" para evitar que votaran. El día de las elecciones se apoderaron de las urnas (con los votos incluidos) de toda la ciudad y dieron ellos mismos los resultados. Portela dimitió y, sin esperar respuesta del Presidente de la República, abandonó el gobierno. Este "fue recogido" por el Frente Popular quien "dirigió", ilegalmente, la segunda vuelta, con toda clase de pucherazos   trampas a su favor.

Azaña, de acuerdo con Prieto, consideran que es ilegal esta convocatoria de las elecciones, que les habían favorecido, plantean y deciden la destitución por el Parlamento del Presidente de la República D. Niceto Alcalá Zamora. Azaña fue elegido nuevo Presidente de la República.                

La victoria del Frente Popular autorizó a sus miembros y simpatizantes a cometer toda clase de tropelías. A partir de esos momentos se desataron las más bajas pasiones de odios y venganzas. Ni la propiedad ni la vida contaban con seguridad alguna. No eran solo los grandes capitalistas los que tenían peligro de que les asaltasen sus casas, quemasen sus cosechas o desjarretasen sus ganados; eran las simples clases medias,  pequeños propietarios de Andalucía, Extremadura o Castilla la Nueva los que padecían que los obreros del campo alegaran sus derechos a realizar sus cosechas y a ocupar sus casas. Hasta se trató de obligarles a no conducir sus propios coches para que tuvieran que contratar a chóferes sindicados. Los curas, y en general los católicos, fueron perseguidos sañudamente, amenazados y aún tiroteados si asistían a misa. Se desata una verdadera manía separatista: no solo Cataluña y Vascongadas, también Canarias, Asturias y Galicia... hasta Aragón y Castilla se declaran autonomistas. Se crearon las "milicias del pueblo" para defender a balazos los "derechos" de los "obreros".

Habiendo fracasado una Junta de Generales, que pretendía imponer la ley y el orden, el general Mola comienza la preparación de un golpe militar, al que no se adhiere Franco en esos momentos, ni en los meses siguientes. 

El 14 de abril de 1936 muere tiroteado el alférez Reyes, de la Guardia Civil. Azaña pregunta en las Cortes "¿no queríais violencia? pues tomad violencia y ateneos a las consecuencias". Gil Robles dice en el Parlamento que entre el 16 de febrero y el 15 de junio: 196 iglesias fueron totalmente destrozadas, hubo 334 muertos violentamente, 78 centros políticos fueron destruidos, 192 huelgas generales, 10 periódicos desechos". Calvo Sotelo es amenazado de muerte por Casares Quiroga en las propias Cortes. 

En la noche del 12 al 13 de julio de 1936: un grupo asesina al instructor de milicias armadas teniente Castillo. Desde el cuartel de Pontejos, al lado del Ministerio de la Gobernación, sale una camioneta oficial con guardias de uniforme mandados por el capitán Condés, igualmente con uniforme de la Guardia Civil. Intentan asesinar a Gil Robles, al que no encuentran. Entonces van a casa de Calvo Sotelo y, en plena noche, lo sacan, lo asesinan y  dejan abandonado su cadáver.

Ante estos hechos, Mola adelanta sus preparativos de alzamiento. Franco se decide a participar ante la gravísima situación por la que está atravesando España, con los declarados propósitos del Frente Popular de llevar España hasta una revolución comunista. En consonancia, quiero resaltar la existencia al final de la República de los gritos de: "Muera España, viva Rusia", cuya interpretación dejo al libre entendimiento de cada posible lector. 

Lo que sí quiero dejar claro es que Franco no se sublevó contra ninguna democracia, por la sencilla razón de que la II República Española no lo fue nunca, ni en su origen, ni en su transcurso, ni en su final, que abocaba ya hacia una revolución bolchevique.


FOTOS -