Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
9.4.2016.

¿Cuándo va a terminar esto?


Por: César Valdeolmillos

Abrumado por su escepticismo y su enfermedad, Sigmund Freud escribía a un amigo: "Durante toda mi vida me he empeñado en ser honrado y en cumplir con mis obligaciones. No sé por qué lo he hecho".

0 comentarios


Abrumado por su escepticismo y su enfermedad, Sigmund Freud escribía a un amigo: "Durante toda mi vida me he empeñado en ser honrado y en cumplir con mis obligaciones. No sé por qué lo he hecho".

La verdad es que para alguien que durante toda su vida ha tenido una trayectoria digna, y en no pocas ocasiones sacrificada, viendo cómo se comportan nuestros próceres, que son los que precisamente deben observar un proceder ejemplar, no es de extrañar que le asalte la duda de si su comportamiento ha sido el más acertado.

España lleva ya casi cien días sin poder constituir un gobierno sólido y estable, con toda la carga negativa que ello conlleva para todos y cada uno de nosotros. Hay que tener presente que cuando un país va mal, quien lo sufre no son los políticos, sino el currito que a diario va a ganarse honradamente los garbanzos. Y a ese currante, que a diario se levanta a las seis o las siete de la mañana para comenzar a su hora la jornada laboral, se le revuelven las tripas cuando ve que un don nadie, que ha llegado a donde nunca habría podido imaginar, simplemente por el hecho de pertenecer a un partido político, lo primero que hace, porque la ley le confiere ese privilegio, es ocupar, según argumenta, por motivos de seguridad, una aristocrática mansión que pagamos entre todos.

Imagino que los motivos de seguridad que alega el susodicho, es el miedo a sufrir un atentado. Por su trayectoria, bien conoce él como se las gastan los terroristas etarras.

Lo sangrante de dicha decisión, es que mientras el referido político reclama vivir en un palacio propiedad del Estado para preservar su seguridad, su jefe de filas, cegado por el resplandor del poder, ha ofrecido la reagrupación carcelaria en su propio feudo, a quienes han derramado la sangre de miles de personas, incluida la de sus propios compañeros, a cambio de media docena de votos.

No son pocos los españoles, a los que ante la grotesca mascarada a la que estamos asistiendo durante los últimos meses, sienten cansancio y hartazgo. Su actuación demuestra que a ninguno de esos aprendices de políticos que han irrumpido en la escena de la gobernanza nacional les interesa solucionar, como dicen, los problemas que el país tiene planteados. Estamos hartos de su palabrería hueca tras la que solo esconden su voraz ambición personal. Todos buscan su propio interés, y en su batalla por el poder, han convertido el parlamento en una selva en la que cada uno tiende a diario una trampa diferente al adversario, en espera de este caiga en ella para poder devorarlo. El repudio más profundo es lo que ha conseguido la retórica injustificable de los incompetentes, la torpeza de los estúpidos, la demagogia de los oportunistas, y la contumacia de los conspiradores.

Ante tanta vileza de los que truncan la vida e ilusiones de nuestros jóvenes; de los que hunden en la desesperación al padre de familia que ha perdido toda su dignidad porque no encuentra la manera de mantener a los suyos; de los que han roto el corazón de esa madre que en el otoño de su vida tiende su mano con la mirada perdida en el vacío de su infinita desesperanza; ante la indignidad y la ignominia de quienes así juegan con nuestras vidas, uno no puede sentir otra cosa que exasperación y aborrecimiento.

Mientras camino abstraído en mis pensamientos, se me acerca un hombre de unos cincuenta años, lleva un mono azul, seguramente del trabajo que un día debió tener, va limpio y con gesto azorado que denota una profunda turbación, me balbucea unas palabras que no logro entender. No es preciso. Sus ojos imploran abiertamente la imperiosa necesidad que tiene de llevar unas monedas a su casa. No es un indigente habitual. Pienso que en casa, es posible que le espere una esposa y unos hijos, pendientes de lo que él haya podido conseguir para que puedan llevarse un pedazo de pan a la boca.

¿A esto es a lo que unos políticos infames nos tienen sometidos? ¿A la permanente indignidad? ¿A una humillante esclavitud? ¿A una incultura perpetua? ¿A una vileza que nos degrada cada día?

¡Dios mío! ¿Cuándo va a terminar esto?


FOTOS -