Su navegador no acepta script puede que visualice incorrectamente algún elemento de esta página
Alta Eliminar






L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
 






Alimentos de Aragón

Visítanos en FaceBook
Enlace a nuestro canal de Youtube

Edita Aragón Liberal

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manos Unidas

nuestros blogs

enlaces recomentados

Colabora con nosotros

Correo

Asociación de amigos de Aragón Liberal

Manifiesto Libertad 2.0


EN RED:

Un millón de velas

NOTICIAS

Versión para imprimir Versión para Imprimir Enviar a un amigo Enviar a un amigo
28.5.2016.

El sector agrario y el cambio climático


Por: Jesús Domingo

Tejerina defiende que el sector agrario avance para mitigar y afrontar cambio climático. Ve importante trasladar a los consumidores la contribución del olivar a la mejora del medio ambiente.

0 comentarios


Tejerina defiende que el sector agrario avance para mitigar y afrontar cambio climático. Ve importante trasladar a los consumidores la contribución del olivar a la mejora del medio ambiente.

Hace unos días, en una entrevista con la Consellera de Agricultura del Gobern de la Generalitat de Catalunya, con la clásica frase “Primus manducare et de inde filosofare” que lo primero que debíamos hacer desde la agricultura y la ganadería era conseguir alimentos de calidad para todos y después, una vez conseguido el primer objetivo, filosofar sobre la manera de producirlos, digo filosofar porque algunas formas de producir tienen una base filosófica más que tecnológica, Marixell Serret, me dio la razón pero con una importante matización y era que los agricultores habíamos de producir suficientes alimentos pero de manera sostenible. Pienso que tiene razón, y por eso, aprovechando una notas de prensa, vamos a intentar exponer la relación que ha de tener el sector agrario con el cambio climático.

El sector agrario, responsable del 11% de las emisiones de gases de efecto invernadero en España, debe avanzar en medidas de mitigación -que refuercen la sostenibilidad y la competitividad- e impulsar actuaciones de adaptación frente al cambio climático porque "nos va mucho en ello". Así lo defendía la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, durante una intervención en la inauguración de la jornada "Olivar y Cambio Climático", organizada por este Departamento en colaboración con la Interprofesional del Aceite de Oliva Español.

García Tejerina resaltaba la importancia social y económica del olivar en España, también en Catalunya, que es la primera potencia mundial "con enorme diferencia" frente al resto de países. Valoraba que la jornada permite "conocer de primera mano" las implicaciones específicas que el cambio climático tendrá para dicho sector y analizar las respuestas en mitigación y adaptación.

En su intervención, la ministra defendió el diseño de medidas aplicables al olivar, que también son aplicables a otros cultivos, para luchar contra los cambios que se avecinan, así como el desarrollo de una metodología europea para el cálculo de la huella de carbono, que permita transmitir la contribución del cultivo en la mejora del medio ambiente.

A su juicio, la naturaleza del problema requiere de la colaboración de todos, incluidas Administraciones europea, nacional y locales, productores, elaboradores, científicos e investigaciones para encontrar "soluciones colaborativas".

Cumplimiento español del acuerdo de Kyoto

En líneas generales, García Tejerina indicó que el Gobierno ha cumplido el acuerdo de Kyoto para el período 2008-2012, y hoy "somos un país con muchas iniciativas en marcha". También que está trabajando ya en "la hoja de ruta" para responder a los compromisos que la Unión Europea (UE) ha asumido para el año 2030 en reducción de emisiones de los "sectores difusos", entre los que se encuentra la agricultura y la ganadería, que es también fuente de emisiones de gases de efecto invernadero, ha afirmado.

Finalmente hacía hincapié en que los agricultores y ganaderos pueden también ayudar a combatir eficazmente el cambio climático, porque es la única actividad humana que puede fijar carbono de la atmósfera en el suelo y a través de la biomasa. Por favor, no lo olvidemos nunca

Hay que valorar que la conciencia sobre el cambio climático y la vida en el planeta es cada vez mayor, y prueba de ello ha sido la respuesta mayoritaria de los países con el último Acuerdo de París. Se trata, en opinión de la Ministra, del acuerdo más complejo negociado hasta ahora, que ha permitido el inicio de un modelo de desarrollo bajo en emisiones de dióxido de carbono, algo que es imprescindible para evitar el calentamiento global y efectos graves sobre las personas y las actividades económicas.

Sobre el sector del olivare podemos decir que asume que "se juega muchísimo" con el cambio climático. Por parte, de la gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva, Teresa Pérez, se recordaba que la inquietud frente al cambio climático es patente a nivel europeo en más de 11 sectores agroalimentarios y otros 14 que pertenecen a otros ámbitos.

Pérez ha defendido la participación del sector del olivar "desde el primer momento" y "en primera línea" durante el proceso de toma de decisiones, más aún cuando los productores se verán afectados directa o indirectamente por las reglas o normas que se adopten.

España es líder mundial en producción y comercialización -Italia, en segundo lugar, tiene una cosecha cinco veces menor- y una de cada dos botellas que se venden a escala internacional contienen aceite de la diversas regiones del Estado español, lo que da idea de su relevancia, ha remarcado. "Nos jugamos muchísimo", ha asegurado, "el impacto ambiental es algo que preocupa, como preocupa el consumo de recursos hídricos y materiales y el aumento de la temperatura global y del C02".

Asimismo, ha subrayado que el consumidor debe conocer que el olivar y el aceite de oliva "ayuda a capturar dióxido de carbono y hace por tanto una labor ambiental importantísima", lo que no ocurre con otros herbáceos utilizados en otros aceites de semillas. No sólo el olivar sino todos los cultivos.

Durante la jornada, el científico Luca Testi (CSIC) ha precisado que las simulaciones actuales muestran que a finales de siglo, en la cuenca mediterránea -muy ligada al cultivo del olivo-, podrían doblarse las concentraciones de CO2 en el aire y las temperaturas aumentarán entre 2 y 2,5 grados, mientras que las precipitaciones caerán el 10-30 %. Cambios que, según Testi, tendrían incidencia en floración, cosechas o necesidades de irrigación, entre otros factores.


FOTOS -